Superando el miedo a las lentillas

lunes, 10 de agosto de 2015 de Beatriz Lechevalier

Una cálida bienvenida a nuestra nueva Social Media Manager, Sam. A Sam le asusta tanto tocarse los ojos que sus padres una vez tuvieron que tumbarla en el suelo y sujetarla entre los dos para poder echarle gotas en los ojos… Por eso nos sorprendió a todos cuando nos dijo que iba a afrontar sus miedos y probar las lentillas.

Le hemos pedido que nos contara cómo se sintió usando lentillas por primera vez, aquí tenéis el resultado.

Visitando al óptico

Visitando al óptico

Lo primero que Sam hizo fue pedir cita en la óptica para que le indicaran qué lentillas son las mejores para ella. Recuerda, la prescripción de tus gafas no te sirve para las lentillas y siempre tendrás que acudir al óptico antes de usar lentillas por primera vez.

Sam estaba muy nerviosa y tenía mucho miedo, pero los profesionales de la óptica a la que fue le atendieron muy bien y le ayudaron a sentirse mejor.

Primero le hicieron un test de la vista, le chequearon la salud de sus ojos, le hicieron una prueba lagrimal (para saber la cantidad y calidad de la lágrima), midieron sus parámetros corneales necesarios y le realizaron la adaptación para saber qué tipo de lentillas era el más adecuado para ella. El óptico se sentó con ella y le enseñó cómo ponerse las lentillas. Al principio le costó un poco ponérselas pero el óptico la tranquilizó explicándole que era normal que le costara al principio.

Primer día con las lentillas

Videos ayuda

Sam se fue a casa después de que el óptico le explicara de nuevo cómo ponérselas, cómo quitárselas, cómo cuidarlas, limpiarlas y almacenarlas, etc. Aunque ésto había sido de mucha ayuda, Sam todavía tenía un desafío por delante... ponerse las lentillas ella sola a la mañana siguiente.

Se acordó de nuestros vídeos explicando cómo ponerse y quitarse las lentillas, así que decidió verlos, lo cual le ayudó bastante. Una vez que consiguió ponérselas (tras media hora frustrándose con ella misma por parpadear) se sorprendió porque, al contrario de lo que siempre había imaginado que sería usar lentillas, no le molestaban nada y era como no llevar nada puesto. Su visión periférica era increíble ya que podía ver más allá de las varillas gruesas que solía llevar (¡a Sam le gustan las gafas grandes, bien llamativas!).

Cuando llegó el momento de quitárselas Sam se asustó de nuevo. Pero el óptico, viendo lo mucho que le asustaba tocarse los ojos, le había aconsejado quitarse las lentillas mirando hacia arriba y arrastrar la lentilla hacia abajo para quitarla. Suena raro, pero al mirar hacia arriba Sam no podía ver que se estaba tocando el ojo así que se asustó un poco menos. Le llevó un tiempo poder quitársela y de nuevo se frustró un poco así que intentó relajarse y al final lo consiguió. No dudes en parar un poco la primera vez que te pongas o quites las lentes de contacto para relajarte y respirar hondo.

Después de unos días

Gafas de sol

Tras unos días empezó a ser más fácil. Muchas mañanas llegaba a la oficina cabreada consigo misma por lo mucho que le costaba, pero poco a poco se convirtió en una tarea fácil y rutinaria.

Lo que más le asombró a Sam era lo mucho que le gustaba llevar lentillas, así que los beneficios de usar lentillas se fueron sobre poniendo al miedo de tocarse los ojos. Ahora los días de lluvia no tiene que estar limpiando las gafas para poder ver, puede abrir el horno sin que se le empañen las gafas y su razón favorita: ahora puede comprarse un montón de gafas de sol sin graduación ¡y no dejarse los ahorros en ello!

Nuestra Sam, que había empezado a usar las lentillas simplemente para conocer mejor el producto, sentía que su vida había cambiado. Ahora se ha “convertido” a las lentillas y aconseja a todo el mundo superar sus miedos. Además, nos ha proporcionado una serie de consejos:

1) Visita siempre a tu óptico. Nunca deberías usar lentillas sin haber tenido una revisión de la vista y la adaptación. Además, el óptico te dará los consejos necesarios para cuidar tus lentillas y tu vista.

2) Prueba las gotas para los ojos. Antes de que pruebes las lentillas, prueba a usar gotas para los ojos para ir acostumbrándote a acercarte a los ojos.

3) Mantén la calma. El proceso de aprender a ponerse y quitarse las lentillas puede ser un poco frustrante. Cuando te pongas nervioso y estresado, descansa 5 minutos y relájate.

4) Día de gafas. Un día a la semana deja descansar tus ojos y usa las gafas, así tus ojos estarán más sanos.

5) Mira videos de ayuda. Cuando estás estresado y abrumado por hacer algo que da miedo, es difícil hacerlo. Si no tienes a nadie a tu lado para explicarte cómo hacerlo y ayudarte en el proceso, es bueno ver vídeos como el nuestro para refrescar la memoria.

6) Pide ayuda. Sam tuvo la suerte de que al trabajar en una empresa de venta de lentillas muchos en la oficina usan lentillas y conocemos bien el producto y sus miedos. ¡Recuerda que también estamos aquí para tí! Puedes contactar con el equipo de atención al cliente por teléfono, email, webchat, Facebook o Twitter si tienes cualquier pregunta.

please wait