Semana Mundial del Glaucoma: Todo lo que necesitas saber del glaucoma

jueves, 7 de marzo de 2019 de Vision Direct

Glaucoma: Tipos, síntomas, diagnóstico y tratamiento

Del 10 al 16 de marzo se celebra la Semana Mundial del Glaucoma, promovida por la Asociación Mundial del Glaucoma (WGA) y la Asociación Mundial de Pacientes de Glaucoma (WPGA). A lo largo de esos 7 días se presta especial atención esta afección ocular a través de actividades formativas y de concienciación a nivel global, especialmente a su diagnóstico, tratamiento y prevención.

Mujer en una revisión ocular

¿Qué es el glaucoma?

Glaucoma es un término que engloba todas las enfermedades oculares en las que las células del nervio óptico mueren lentamente debido, en general, al aumento de la presión ocular. El nervio óptico es el encargado de que la información se transmita desde los ojos al cerebro y que allí pueda formarse una imagen de lo que miramos.

El glaucoma afecta al campo de visión, genera una pérdida progresiva de visión y, por desgracia, puede derivar en ceguera. Pero si se realiza un diagnóstico precoz, el tratamiento puede prevenir mucho del daño que sufre el nervio óptico.

¿Cómo se desarrolla el glaucoma?

La mayoría de tipos de glaucoma surge por la falta de drenaje del humor acuoso, el líquido del interior del ojo. Este líquido se renueva constantemente, pero si no se drena de forma correcta, la presión intraocular aumenta y puede dañar el nervio óptico.

¿Quién corre el riesgo de padecer glaucoma?

Cualquiera está expuesto a sufrir glaucoma a cualquier edad, pero existen unos grupos de riesgo más específicos. Por ejemplo, suele darse con mayor frecuencia en personas mayores de 40 años. Los antecedentes familiares también juegan un papel importante: si alguien en tu familia padece glaucoma, hay una alta probabilidad de que te ocurra a ti también. Asimismo, las personas diabéticas y de ascendencia asiática o africana también sufren de un riesgo más elevado.

Texto visto por alguien con glaucoma

Síntomas del glaucoma

Hay personas que pueden sufrir glaucoma crónico durante mucho tiempo sin ni siquiera darse cuenta, ya que en la primera etapa no suelen percibirse síntomas. A partir de entonces, los síntomas del glaucoma pueden ser dolor de cabeza, dolor ocular o ligeros defectos visuales, como la visión borrosa.

Sin embargo, la gran mayoría de pacientes de no se dan cuenta de que algo va mal hasta que su campo de visión ya ha disminuido drásticamente. La imagen de la derecha muestra cómo vería un texto alguien afectado por el glaucoma.

Tipos de glaucoma: Crónico simple o Agudo

Existen dos tipos comunes de glaucoma: el glaucoma de ángulo abierto o glaucoma crónico simple y el glaucoma de ángulo cerrado o glaucoma agudo.

  • Glaucoma de ángulo abierto o glaucoma crónico simple: es la forma de glaucoma más frecuente, un 70-90% de todos los casos, y también la que mejor se puede prevenir. No tiene síntomas claros y la pérdida de visión es lenta, de ahí que se le conozca como "el ladrón de la vista". Los tests frecuentes son esenciales para una detección temprana antes de que sea demasiado tarde.
  • Glaucoma de ángulo cerrado o glaucoma agudo: No es muy común, pero cuando ocurre requiere de tratamiento inmediato. En el glaucoma agudo, el aumento de la presión ocular causa un severo dolor en el ojo y, además, puede producir dolor de cabeza, náuseas y vómitos. Ocurre con mayor frecuencia en personas con hipermetropía.

Diagnóstico del glaucoma

En un test de la vista se puede detectar el glaucoma muy fácilmente, permitiendo un tratamiento veloz y prevenir un mayor daño, de ahí que sea tan importante ir a revisión con frecuencia. Hay distintas formas en las que el óptico o el oftalmólogo pueden diagnosticar el glaucoma. Las formas de detección e investigación más comunes son:

  • Tonometría o medición de la presión intraocular: se trata de una prueba no invasiva e indolora que se realiza en menos de un minuto y mide el esfuerzo que requiere aplanar la córnea. Dado que nuestra presión intraocular varía a lo largo del día, si existen sospechas de glaucoma, es posible que el cliente tenga que realizarse varias mediciones en una misma jornada para realizar una curva de valores y calcular la media.
  • Gonioscopia: gracias a esta prueba, el especialista puede observar con detalle la zona de donde sale el líquido del ojo, llamada ángulo de drenaje, y comprobar si está obstruida o abierta con normalidad. Para esta prueba se utilizan unas lentes especiales espejadas con gotas anestésicas.
  • Perimetría o campimetría visual: esta técnica se utiliza para detectar los distintos defectos en el campo visual y comprobar si todas las zonas se pueden percibir correctamente. El oftalmólogo muestra una serie de puntos brillantes al paciente y le pide que los identifique. Algunos de estos puntos se encuentran en la zona periférica de la visión, que suele ser la primera parte afectada por el glaucoma. Se trata de una técnica esencial para prevenir y hacer seguimiento de la enfermedad.

Tratamiento del glaucoma

  • Gotas para los ojos existen colirios oftálmicas que ayudan a reducir la presión intraocular y funcionan de distinta manera, según el caso. Algunas reducen la cantidad de líquido que producen los ojos y otras aumentan su capacidad de drenaje.
  • Medicación: existen medicamentos en forma de pastillas o tabletas que tienen el mismo efecto que los colirios para tratar el glaucoma.
  • Cirugía - an operation may be required in some cases. Laser treatment may be necessary to reopen closed drain tubes or to reduce the production of moisture in the eyes. It is also possible that surgery is needed to improve fluid drainage in the eyes.
  • Eye test a veces, el glaucoma requiere de una operación quirúrgica, tanto láser como tradicional. Por ejemplo, en muchos casos se recurre a la cirugía para reducir la humedad del ojo, para abrir la vía de drenaje o para crear un nuevo canal directamente.

Revisa tu vista

No nos cansamos de repetirlo: hacerse una revisión de la vista al año es fundamental para detectar no sólo el glaucoma, sino cualquier tipo de enfermedad ocular. Un diagnóstico temprano es esencial para prevenir un daño mayor. ¿Hace cuánto que no te revisas los ojos? Si fue hace más de dos años, lo mejor es que pidas una cita hoy mismo.

please wait