10 consejos para trabajar desde casa sin perder la cabeza

martes, 31 de marzo de 2020 de Vision Direct

Mujer trabajando desde casa con un ordenador portátil y un gato

Parece que es oficial: trabajar desde casa es la nueva norma (de momento).

Dado que el confinamiento es la herramienta más efectiva que tenemos para ralentizar la expansión del Covid-19, muchos de nosotros hemos pasado de ir de casa al trabajo a ir de la habitación al salón… para trabajar. Pero convertir tu casa en una oficina no es tan fácil como parece (lo sabemos bien en Vision Direct, ya que la gran mayoría estamos teletrabajando). ¿Cómo seguir siendo productivos? ¿Cómo evitar distracciones? ¿Qué hacer si te entra la claustrofobia? ¿Y qué pasa si sois más personas en casa y tenéis varias videollamadas a la vez?

Lo más importante es crear una rutina diaria con la que todos estéis cómodos. En este artículo recogemos los 10 mejores consejos para seguir siendo productivos y a la vez ser capaces de separar trabajo y ocio aunque ocurran en el mismo sitio.

1. Date tiempo por la mañana

Empieza el día como si fuera un día más y tuvieras que salir de casa a trabajar: despiértate con tiempo suficiente para ducharte, cambiarte de ropa y ponerte las lentillas, como cada mañana. Si puedes, haz algo de ejercicio antes, ¡no hay nada mejor para despertarse y sentirse bien! Date tiempo para prepararte mentalmente para trabajar, no te despiertes 5 minutos antes de la reunión matutina (aunque nos encanta localizar caras somnolientas de compañeros en videollamadas).

2. Viste con ropa de calle

No pasar el día en pijama y usar ropa de calle tiene la ventaja añadida de que siempre estaremos listos para cualquier videollamada, incluso esas traicioneras que no estaban planificadas. Además, es una buena idea mantener esas pequeñas costumbres que hacen que te sientas tú mismo por la mañana, como peinarte, echarte crema o pintarte la raya del ojo.

Mujer con lista de tareas pendientes

3. Trabajo y ocio, separados

Trabaja siempre en el mismo sitio de casa para que la distinción entre trabajo y tiempo libre quede clara desde el principio. Hazlo, a ser posible en un escritorio y con una silla cómoda que te permita apoyar la espalda. Puntos extra si está cerca de una ventana, ya que la combinación de luz y aire fresco es maravillosa para tu salud mental. Intenta que tu cama sea un espacio sagrado para dormir y relajarte en el que el trabajo está prohibido.

4. Planifica tu día

Cuando estás ya con ropa de calle y en el escritorio, llega el momento de entrar en acción. Haz una lista todas las mañanas con las tareas en las que tienes que trabajar y cuándo quieres terminarlas. Así, si en algún momento te distraes, tendrás un documento al que volver para retomar el camino. Asegúrate de incluir el descanso de la comida, así como pequeñas pausas a lo largo del día, como si estuvieras en la oficina. También ayuda planificar ciertas cosas de tu ocio, como qué cocinar y comer, u otras actividades como ver una película o llamar a un amigo o familiar.

5. Crea el ambiente adecuado

A veces, el silencio absoluto puede resultar un poco incómodo para trabajar, ¿quién nos iba a decir que echaríamos de menos a ese compañero que siempre grita de lado a lado de la oficina? También puede ocurrir lo contrario, de repente todos estáis en casa y con el barullo es imposible concentrarse. ¿La solución? Hazte una lista en Spotify con tus canciones favoritas o las que mejor te ayuden a concentrarte. Si necesitas inspiración, pregunta a alguno de tus compañeros de trabajo qué están escuchando, seguro que tienen alguna sugerencia.

6. La regla 20-20

Trabajar desde casa hace mucho más difícil controlar el tiempo que pasamos frente a la pantalla. Entre el trabajo, las videollamadas con amigos y los maratones de Netflix, parece que estemos siempre conectados. Intenta aliviar la fatiga visual digital aplicando nuestra nueva regla favorita: por cada 20 minutos que pases frente a una pantalla, mira durante 20 segundos a algo más allá de 6 metros. Puede ser cualquier cosa, un vistazo por la ventana, levantarte a por otro café, llenar tu botella de agua o regar las plantas… todo ayuda a que tu vista no se canse tanto por las pantallas. Echa un vistazo también a estos ejercicios para la vista.

7. Sigue haciendo ejercicio

El ejercicio es importantísimo para mantener una buena salud mental, especialmente ahora que estamos en casa. Sabemos que en muchos casos no es fácil encontrar el espacio adecuado en casa, pero siempre hay alternativas que no requieren de demasiado: yoga, tablas de ejercicios, bici estática… echa un vistazo online y encontrarás muchísimo material. Tu cuerpo y tu mente te lo agradecerán en forma de endorfinas.

Mujer joven trabajando desde casa bebiendo agua

8. No te olvides de beber agua

Disculpa que nos pongamos en modo madre, pero: ¡bebe agua! A veces estamos tan metidos en la rutina que se nos olvida que la hidratación sigue siendo igual de importante que siempre. Ten siempre a mano un vaso o una botella de agua y de esta forma te acostumbrarás a beber de forma casi automática. La hidratación de los ojos comienza bebiendo agua, y es fundamental para que no se nos irriten mirando a la pantalla.

9. Pausa y respira

Tan importante como trabajar es seguir haciendo las pausas habituales. Si te paras a pensarlo, tampoco trabajas el 100% del tiempo que pasas en la oficina (todos sabemos de tus charlas estratégicas con Jaime de finanzas). Asegúrate también de no hacer nada relacionado con el trabajo durante esas pausas, sobre todo a la hora de la comida.

10. Respeta tu horario laboral

Al contrario de lo que muchos piensan, el mayor problema de trabajar desde casa es que resulta muy fácil trabajar de más. Define claramente tu horario laboral y respétalo a rajatabla todos los días. Después, asegúrate de no consultar nada relacionado con el trabajo, incluídos chats en el móvil. A veces esto es difícil de evitar, ya que muchos utilizamos nuestro teléfono personal, por eso es una buena idea decretar una hora libre de aparatos justo después de trabajar. Te ayudará a desconectar y relajarte.

please wait