9 consejos para dormir mejor

jueves, 25 de junio de 2020 de Vision Direct

Mujer estirándose después de dormir

Lo queramos o no, pasamos un tercio de nuestra vida durmiendo. Dormir nos rejuvenece cuerpo y mente, y afecta a los dos tercios restantes de vida que pasamos despiertos. Entonces, ¿por qué nos olvidamos tan a menudo de la importancia de dormir bien?

En este mundo frenético de hoy en día, tendemos a dormir menos horas y de peor calidad. Sólo en España se estima que más de 4 millones de personas tienen problemas relacionados con el sueño. Muchas veces pasamos por alto estos episodios y existe una especie de percepción colectiva de que aunque queramos dormir más, no es estrictamente necesario. Sin embargo, la realidad es bien distinta: dormir bien es vital para tu bienestar físico y mental, así como para tu salud ocular.

¿Por qué es tan importante dormir bien?

Dormir mejora tu calidad de vida en muchos aspectos:

  • Mejora el rendimiento laboral, en el deporte y tu vida social y sexual
  • Es bueno para tu memoria y capacidad de concentración
  • Refresca tus ojos
  • Ayuda a prevenir enfermedades relacionadas con la edad, como el glaucoma
  • Fortalece tu sistema inmunitario
  • Te ayuda a mantenerte en un peso saludable
  • Es beneficioso para el corazón
  • Rejuvenece la piel
Mujer cansada bostezando

¿Por qué me cuesta dormir?

El insomnio puede tener múltiples causas y puede darse en diferentes escalas de intensidad. Si excluimos causas como la depresión y otras enfermedades, o el consumo de alcohol, drogas y tabaco, en la mayoría de casos depende de factores psicológicos muy comunes, como ciertos malos hábitos, la ansiedad y el estrés.

Si estas causas te resultan familiares, no te preocupes: sólo te hacen falta algunos cambios y un poco de fuerza de voluntad para empezar a dormir bien a partir de esta misma noche.

¿Cuánto hay que dormir?

Seguro que se lo has oído miles de veces a tus padres, abuelos o a expertos en la TV: es fundamental dormir 7-8 horas todas las noches. Este dato es cierto, pero hay factores individuales que hay que tener en cuenta.

El tiempo que tardamos en empezar a dormir profundamente puede variar de persona a persona, tanto en función de tu reloj interno como de tu estilo de vida. Tienes que prestar atención a cómo funciona tu cuerpo para descubrir cuánto necesitas dormir. Una vez sepas esto, tienes que comprometerte a respetar tus horas de sueño, de lo contrario corres el riesgo de alterar tu propio equilibio natural, que es lo que conduce al insomnio y otros trastornos del sueño.

Entonces, ¿cómo dormir mejor?

Para dormir mejor no es necesario recurrir a pastillas u otros trucos poco saludables. La mayoría de las veces, un pequeño esfuerzo es suficiente para cambiar tu estilo de vida, introduciendo nuevos buenos hábitos. ¿Cuáles son los factores que aumentan las posibilidades de dormir bien? Sigue estos consejos y redescubrirás el verdadero significado de la expresión "buenas noches".

Perro durmiendo tapado por una manta
  1. Haz deporte: Hacer ejercicio como parte de tu día a día contribuye a que tengas un sueño más sano y reparador. Pero cuidado: no hagas deporte justo antes de irte a dormir, porque la adrenalina puede mantenerte depierto. Tampoco te pases con la intensidad del ejercicio, ya que también afecta a la calidad de tu sueño.
  2. Adopta hábitos saludables: Dormir es una parte integral de tu reloj interno, ya que ayuda a tu cerebro a dividir el día. Del mismo modo, la rutina es muy beneficiosa: intenta comer, trabajar, hacer ejercicio, socializar y dormir siempre a las mismas horas y tu cuerpo terminará acostumbrándose.
  3. Ojo con la alimentación: Este es el clásico punto delicado en el que muchos cerrarían el artículo con resignación. Pero no te preocupes, no vamos a sugerir objetivos imposibles de alcanzar. La regla más importante es no cenar justo antes de acostarse, especialmente si la cena es abundante y difícil de digerir. Limita también el consumo de carbohidratos, pero sin necesidad de eliminarlos. Finalmente, evita tomar bebidas alcohólicas, té y café por la noche, ya que contienen sustancias diuréticas y excitantes bien conocidas por todos.
  4. Sin pantallas antes de acostarte: Las pantallas de televisión, los ordenadores y los teléfonos móviles no sólo emiten la llamada luz azul, tan dañina para los ojos, sino que también mantienen activo el cerebro (hay quien dice que la luz azul "engaña" al cerebro haciéndole creer que es todavía de día). En su lugar, mejor dedícale tiempo a una de las actividades del próximo punto.
  5. Libera tu mente: Redescubre el placer de leer un libro, escuchar música relajante, tomar un baño caliente o simplemente escuchar tu respiración (y entrar en un modo de atención plena).
  6. Usa el colchón adecuado: Por supuesto, el colchón es muy importante, pero no existe un modelo de colchón universal que valga para todo el mundo. Depende de tus preferencias, tu peso y tus hábitos al dormir. Las personas que duermen boca arriba suelen preferir colchones más duros, mientras que las que lo hacen de lado, más blandos. Una cosa está clara: los colchones entre 8-10 años suelen ser más incómodos ya que tras ese tiempo es posible que hayan perdido sus propiedades originales. Si crees que el colchón es la causa de tu insomnio, prepárate para una agradable visita a Ikea este fin de semana.
  7. Mejor en oscuridad total: El entorno en el que duermes influye en tu capacidad de conciliar el sueño. La oscuridad total es mejor que cualquier nana; las persianas levantadas y la televisión encendida no te ayudarán mucho. Asegúrate también de que la temperatura de tu habitación sea la adecuada.
  8. Evita los líquidos antes de irse a dormir: Por la razón que te imaginas, no te arriesgues a despertarte con ganas de ir al baño. Intenta no beber una hora antes de acostarse, incluso si es una manzanilla (que, por cierto, es buena para conciliar el sueño).
  9. No duermas con lentillas: Éste es uno de los errores más frecuentes entre los usuarios de lentillas. Dormir con lentillas puede provocar sequedad, enrojecimiento y otras enfermedades oculares que es mejor que mantengas alejadas. Es difícil disfrutar de un sueño reparador cuando llevas lentes de contacto puestas, a menos que sean lentillas de uso prolongado. Este tipo de lentillas son más transpirables y están diseñadas para usarse durante varios días consecutivos, incluidas las noches, lo que garantiza una visión clara desde el mismo momento en el que te despiertas. Entre los mejores modelos del mercado se encuentran el rango Biofinity o Air Optix Night & Day Aqua. Recuerda que este uso no está recomendado para todo el mundo, por lo que debess consultar con un especialista antes de empezar a utilizar lentillas de este modo.
please wait