Da el salto a ELITE - código LAELITE Probarlas gratis

Lentillas y cocina, un maridaje perfecto

lunes, 18 de enero de 2021 de Vision Direct

Ventajas de cocinar con lentillas

Se nos conoce por ser expertos en salud ocular, ¿pero sabías que en Vision Direct también tenemos verdadera devoción por la comida? Cocinar y ver bien tienen que ir de la mano, pero ya sabemos que a veces surgen inconvenientes que lo impiden: gafas empañadas, manos grasientas, ojos llorosos (os miramos a vosotras, cebollas)... Lo que nos lleva a la siguiente pregunta: ¿cómo disfrutar de la cocina con una vista clara y con total libertad de movimiento? La respuesta siempre ha estado delante de nuestras narices, oculta detrás de las gafas empañadas: ¡las lentes de contacto!

Las lentillas te ayudan a sacar el máximo partido a cualquier actividad, pero son especialmente útiles al cocinar y resultan tan imprescindibles como unos buenos cuchillos o la receta misma. Vamos a repasar por qué lentillas y cocina pegan tan de rechupete y cuáles son las ventajas de cocinar con lentillas frente a las gafas. ¡Ponte el delantal que empezamos!

Hombre y niña frente a una cazuela al fuego

Di adiós a las gafas empañadas

¿Recuerdas lo molesto que es cuando por fin sacas el pollo del horno y las gafas empañadas te impiden ver tu obra maestra? Con las lentillas no tendrás ese problema, ya que se adhieren perfectamente a la córnea, lo que reduce drásticamente el riesgo de chocarte con algo o quemarte mientras mueves una cazuela caliente.

Si aún no disfrutas de todas las ventajas de las lentillas diarias, es el momento ideal. Las lentes de contato desechables son muy prácticas e higiénicas: como estrenas un par nuevo cada día, no hace falta que las guardes en líquido por la noche.

everclear ADM

Nuestras mejores diarias: everclear ADM

A la venta en exclusiva en Vision Direct, everclear ADM son unas lentillas diarias con la mejor relación calidad-precio: proporcionan la experiencia más cómoda gracias a su suave hidrogel, pero además tienen un precio imbatible.

Para aquellos usuarios más expertos, estas lentes de contacto también incluyen filtro UV, para proteger tus ojos frente a los rayos del sol.

Descubre everclear ADM

Corta cebolla sin derramar una lágrima

Si no lloras al cortar cebolla eres un superhéroe... o llevas puestas las lentillas. Al ser cortadas, las cebollas liberan una sustancia que entra en contacto con la córnea creando una pequeña reacción. La respuesta de los ojos es generar inmediatamente más lágrimas para limpiarlos y protegerse, por eso lloramos cuando cortamos cebolla.

Pero cuando llevas las lentillas puestas, se encuentran adheridas perfectamente a la córnea y la cubren en todo momento, evitando que la sustancia que desprende la cebolla llegue a tocar tus ojos. Es decir, que te ahorrarás las lágrimas.

Mujer con dos magdalenas frente a los ojos

Ten todo bajo control

Otra de las ventajas de las lentillas es la nítida visión periférica que proporcionan (por eso son también geniales para hacer deporte). Cuando estás con las manos en la masa, lo último que necesitas es algo obstaculizando tu vista. Disfruta de una libertad total de movimiento y de tener la cocina bajo control, no importa cuántas cosas estés preparando a la vez.

Podrás también leer tu antiguo libro de recetas (ese que tiene la letra más pequeña del mundo) sin tener que entrecerrar los ojos o buscar las gafas de ver de cerca cada dos por tres. Si tienes presbicia o vista cansada, las lentillas progresivas que te ayudarán a enfocar correctamente a cualquier distancia.

Mánchate las manos sin miedo

Si no tienes las manos sucias, no estás cocinando bien. Lo más fastidioso de cocinar con gafas es que se resbalan por la nariz continuamente, y tienes que reajustártelas cada dos por tres. Esto no resulta nada práctico si tienes los dedos llenos de aceite o harina. Por no hablar del riesgo constante de que se te caigan sobre la tabla de cortar. Con las lentillas no tendrás ninguno de estos problemas, ya que nunca se despegarán de la córnea por mucho que te inclines hacia delante.

Eso sí, recuerda no frotarte los ojos después de manipular ingredientes picantes. Algunos platos ganan enteros con una guindilla, pero no son el mejor condimento para los ojos: los pigmentos se pasarán a las lentillas y no será nada agradable. Recuerda lavarte las manos bien después de tocar cualquier ingrediente o sustancia peligrosa para la vista.

Mito: ¿pueden derretirse las lentillas al cocinar?

Existe una leyenda urbana muy extendida que dice que las lentes de contacto pueden derretirse al estar en contacto con altas temperaturas. Te aseguramos que eso no te va a ocurrir. Las lentillas están fabricadas con hidrogel, cuyo punto de fusión es tres veces mayor que la máxima temperatura que el cuerpo puede soportar. Si alguna vez te encuentras a esa temperatura, te aseguramos que las lentillas serán el menor de tus problemas. En resumen, olvídate de estos mitos sobre las lentillas y úsalas sin problema al cocinar un guiso (a menos que metas la cara en la cazuela directamente).

Si tienes los ojos sensibles y notas que se te secan o irritan por culpa del calor o el vapor, evita frotarte los ojos, ya que sólo empeorará las cosas, y sigue estos tres sencillos consejos:

  1. Lávate las manos con cuidado
  2. Quítate las lentillas
  3. Échate lágrimas artificiales para un alivio instantáneo

¡Di hola de nuevo a tus ojos felices!

please wait