Cómo hacer slime o blandiblú con líquido de lentillas

miércoles, 21 de noviembre de 2018 de Vision Direct

Cómo hacer slime o blandiblú con líquido de lentillas

Si tienes hijos pequeños seguramente ya estés al tanto de lo que es el slime, esa especie de moco viscoso tan placentero de tocar. Lo de este moco viscoso es una verdadera fiebre que no termina: hace años ya se comercializaba como blandiblú, tuvo un repunte al estrenarse la película Flubber y el profesor chiflado y ahora vuelve a estar de moda con el nombre de slime.

Pero ahora lo que está de moda es el slime casero, por lo que ésta es una estupenda oportunidad para separar a los niños y niñas de las pantallas y pasar una tarde divertida de manualidades y trabajo en equipo. ¡Nada más satisfactorio que jugar con algo que tú mismo has hecho!

Materiales para hacer slime con líquido de lentillas

Existen varias formas de hacer slime casero, y una de las más populares es la que utiliza líquido de lentillas. ¿Y por qué? Porque las soluciones para lentillas suelen incluir ácido bórico, que es lo que le da esa textura tan especial.

Líquido de lentillas para hacer slime

Estos son todos los ingredientes para hacer slime casero:

  • 120 ml de cola líquida escolar (media taza)
  • Media cucharada de bicarbonato de sodio (el bicarbonato de toda la vida)
  • Media taza de espuma de afeitar
  • Una cucharada de líquido de lentillas (recuerda, uno que tenga ácido bórico, como Renu MPS)
  • Colorante alimentario (opcional si quieres darle un color especial a tu slime)
  • Purpurina (opcional para darle el brilli-brilli)

Pasos para hacer slime con líquido de lentillas

  1. Coge un bol grande para poder mezclar todos los ingredientes de manera cómoda
  2. Echa los 120 ml de cola en el recipiente. Echa dos cucharaditas de agua y remueve con una cuchara o una espátula.
  3. Añade la espuma de afeitar y vuelve a mezclar.Niño jugando con slime
  4. Echa el bicarbonato y remueve de nuevo.
  5. Añade el colorante alimentario y la purpurina. Puedes ir añadiéndolos poco a poco y remover varias veces hasta conseguir la intensidad deseada.
  6. Este es el momento de echar el líquido de lentillas. Hazlo muy poco a poco a la vez que vas mezclándolo con el resto. Ve observando la consistencia del resultado y ten cuidado, demasiada solución de lentillas podría hacer que el slime resultase poco elástico.
  7. Cuando vaya volviéndose menos líquido, saca el slime del bol y empieza amasarlo a mano. Si notas que aún se pega demasiado a las manos, añade un poco más de líquido de lentillas.
  8. Amasa, amasa, amasa... ¡Y LISTO! ¡A JUGAR!

¡Ya tienes tu slime preparado! Recuerda que esta es sólo una de las maneras de fabricar slime casero con líquido de lentillas, una vez consigas hacer una receta puedes seguir experimentando: por ejemplo, añadir menos espuma de afeitar para que quede menos esponjoso, añadir más color o incluso mezclarlos, añadir más o menos solución... ¡tienes todo un nuevo universo para explorar!

Atención:

Recuerda que un adulto debe supervisar en todo momento el proceso de realización del slime. Lavaos las manos correctamente las manos tanto antes como después de fabricar o jugar con el slime. Si notas irritación en la piel, abandona el proceso inmediatamente.

please wait