Cómo hacer una mascarilla casera

miércoles, 10 de junio de 2020 de Vision Direct

Utensilios de costura para hacer una mascarilla casera

A medida que las distintas fases de la desescalada se hacen efectivas, ya estamos empezando a salir a la calle y disfrutar más del aire libre. Ya podemos salir a hacer deporte, las terrazas están abriendo y podemos quedar con amigos. Pero ojo, llevar mascarilla es obligatorio en el transporte público, en espacios cerrados y en la vía pública si no se puede respetar la distancia de seguridad. Por eso, hay mucha gente que se ha lanzado a fabricar mascarillas caseras.

Pero, ¿funcionan las mascarillas caseras de tela? Según las autoridades sanitarias, no son tan efectivas como las mascarillas quirúrgicas para minimizar el riesgo de contagio a otros, pero son la mejor opción a falta de una alternativa. Es decir, mejor una mascarilla casera que no llevar nada. Así que no viene mal tener una a mano.

Lo principios básicos de una mascarilla casera son los siguientes: cuantas más capas tenga, mejor, debe ajustarse bien a tu cara y tiene que dejarte respirar con comodidad. Los materiales más recomendados son el algodón, el tejido de sarga o incluso la seda natural, pero en realidad vale con cualquier tela que tengas por casa. A continuación te presentamos dos formas de hacer una mascarilla de tela casera, una para máquina de coser y otra en la que no hace falta coser. Por supuesto, lávate siempre las manos durante al menos 20 segundos (tal y como harías al ponerte las lentillas) antes de fabricar, ponerte y quitarte la mascarilla.

Aquí van dos guías sencillas de cómo hacer una mascarilla casera.

Cómo hacer una mascarilla casera sin coser

La forma más sencilla de hacer una mascarilla de tela de 4 capas sin coser.

Cómo hacer una mascarilla casera de tela paso a paso

¿Qué necesitas? Una pieza de tela cuadrada o pañuelo de aproximadamente 50 cm cada lado y 2 gomas elásticas (o gomas del pelo).

  1. Lava y seca la tela, y colócala sobre una superficie plana.
  2. Dóblala a la mitad.
  3. Dobla hacia abajo el tercio superior, y hacia arriba el tercio inferior, de manera que se toquen en el centro.
  4. Introduce la tela a través de las dos gomas y colócalas a 15 cm la una de la otra.
  5. Dobla los laterales hacia el centro y colócate la máscara.

Cómo coser una máscarilla casera

Con esta técnica te saldrá una mascarilla más resistente, pero requiere un poco más de trabajo ya que tendrás que coser los dobladillos.

Mujer cosiendo una mascarilla casera de tela

¿Qué necesitas? 2 piezas de tela de 25 x 15 cm, hilo y aguja, tijeras, 2 gomas elásticas (cortadas a la mitad) y papel de cocina.

  1. Lava y seca la tela, y colócala sobre una superficie plana.
  2. Coloca las dos piezas de tela una sobre la otra a lo largo.
  3. Dobla la parte superior de la tela hacia abajo (0,6 cm) y cósela.
  4. Dobla la parte inferior hacia arriba y cose sólo 2,50 cm desde el borde de ambos lados. Esto creará un pequeño bolsillo para el filtro.
  5. Dobla los lados cortos 1 cm hacia adentro y cóselos dejando hueco para pasar las gomas.
  6. Pasa la goma por el dobladillo y ata sus extremos. Repite en ambos lados.
  7. Coloca una pieza de papel de cocina en el bolsillo para que actúe como filtro.
  8. Colócate la máscarilla y ajusta las gomas elásticas para que se ajuste a tu cara. Después, cose las gomas en la posición deseada.

Cómo usar la mascarilla quirúrgica con seguridad

  • Lávate bien las manos con agua y jabón.
  • Ponte las lentillas, y si has tocado un bote de líquido o un blíster, lávate las manos de nuevo.
  • Comprueba que la mascarilla no está rasgada.
  • Colócate la mascarilla usando las bandas elásticas de los laterales.
  • Presiona la tira metálica, si la mascarilla tiene una, para que se adapte a la forma de tu nariz.
  • Asegúrate de que la mascarilla cubre la nariz y la boca hasta la barbilla, y de que no quedan huecos con la cara.
  • Si se trata de una mascarilla desechable, tírala a la basura inmediatamente después de usarla. Si es reutilizable, lávala y déjala secar entre uso y uso. En ambos casos, vuelve a lavarte las manos tras quitártela.

Recuerda que las mascarillas no son sustitutivas de las medias de distanciamiento físico. Respetar la distancia de seguridad sigue siendo lo más efectivo, y lavarte las manos bien con frecuencia, tan esencial como antes. Es importante no bajar la guardia.

please wait