Covid-19 y lentillas: todo lo que tienes que saber

martes, 24 de marzo de 2020 de Vision Direct

Lavarsi le mani

Desde Vision Direct queremos lanzar un mensaje de tranquilidad: es perfectamente seguro utilizar lentillas durante el brote del coronavirus (Covid-19), pero, ahora más que nunca, la higiene es primordial.

Decir que el mundo ha cambiado de pies a cabeza es quedarnos cortos: Hemos tenido que cambiar nuestra rutina de forma drástica no sólo por nuestra salud, sino por la de los nuestros y la de aquellas personas en grupos de riesgo. En estos tiempos de incertidumbre, están circulando muchos bulos y resulta complicado saber qué es verdad y qué no. Algunos medios han publicado artículos recomendando usar gafas en lugar de lentillas y generando cierta sensación de pánico, cuando la realidad es bien distinta.

Ya sabes lo qué pensamos sobre la salud ocular: está presente en todo lo que hacemos y es la base sobre la que se fundó Vision Direct. Nuestros oculistas de la casa han estado investigando a contrarreloj sobre cómo puede afectar el coronavirus (Covid-19) a los ojos y cómo protegernos de forma efectiva. Por lo que queremos ser claros: los expertos a nivel global aseguran que llevar lentillas sigue siendo una forma segura y muy efectiva de corregir la vista. Ten por seguro que estamos siguiendo de cerca todos los estudios científicos sobre el tema para así poder informar a nuestros clientes con total certeza de que lo que decimos es cierto.

Higiene, higiene, higiene

Los ojos desmpeñan un papel muy importante en la lucha contra el coronavirus por una sencilla razón: nos los tocamos mucho, a menudo sin darnos cuenta. Te habrán aconsejado ya miles de veces que te laves las manos con frecuencia durante al menos 20 segundos. Pues bien, esto es especialmente importante para los usuarios de lentillas. Es el momento de aplicar las rutinas de higiene y limpieza de forma aún más estricta.

Lentillas y equipos de protección

No sólo es seguro seguir llevando lentillas, sino que en algunas ocasiones pueden resultar una herramienta de prevención: son la mejor opción para ciertos profesionales que requieren el uso de equipos de protección, muchas veces incómodos de llevar con gafas, o para aquellas personas trabajando en remoto y que quieren evitar tocarse la cara demasiado. Las lentillas son la forma menos obstructiva de corregir la vista con máscaras, visores y otros materiales de protección personal, ya que no requieren de ajustes o limpieza durante el día, al contrario de la gafas. Además, ofrecen una claridad total incluso en la visión periférica, algo esencial para los trabajadores sanitarios. Estos equipos de protección no están fabricados con materiales transpirables, por lo que las gafas se empañan continuamente (y los trucos para evitar que las gafas se empañen no son precisamente efectivos), y hay que lavarlas y desinfectarlas cada vez que las tocas, incluso si es con guantes. Las lentillas, sin embargo, puedes ponértelas y quitártelas con total seguridad en casa y olvidarte de ellas durante el día.

8 consejos de higiene para usuarios de lentillas

  1. Limpia y desinfecta la zona donde te pones y quitas las lentillas, y asegúrate de que la superficie está seca. Intenta hacerlo frente a un espejo que no este justo sobre el lavabo, para minimizar el riesgo de que se te caiga la lente de contacto y se infecte con microorganismos del agua de la superficie.
  2. Perdón si nos repetimos, pero este paso es muy importante: lávate bien las manos con jabón antibacterial. Sécate con toallitas de papel y tíralas de inmediato. De esta forma evitarás contaminarte con restos que puedan quedar en las fibras de las toallas.
  3. Pásate a las lentillas diarias desechables, son más higiénicas y reducen el riesgo de transmisión. Como no tienes que limpiarlas cada noche, existe un menor riesgo de que algo falle en el proceso. Echa un vistazo a nuestro artículo sobre cómo cambiar de lentillas mensuales a diarias y, si tienes dudas, ponte en contacto con nuestros asesores ópticos para que te ayuden.
  4. Limita el contacto con el ojo asegurándote de antemano si la lentillas están en la posición correcta antes de ponértelas. Cuando las tengas en la yema del dedo, comprueba que todos los bordes apunten hacia arriba y tengan forma de cuenco. Si los bordes apuntan hacia el exterior, la lentilla está del revés. Esta sencilla comprobación te evitará tener que quitártela, manipularla y volver a ponértela de nuevo. Si durante este proceso tocas un bote de líquido o cualquier otro objeto, asegúrate de lavarte las manos de nuevo antes de seguir.
  5. ¿Usas lágrimas artificiales? También es seguro utilizarlas, pero evita que la punta del botellín (el aplicador) y el ojo entren en contacto directo. Mantenlo siempre a varios centímetros para que no se toquen y así evitar posibles contagios.
  6. Seguro que en la óptica te han mencionado esto varias veces, pero nunca compartas tus lentillas o portalentillas con nadie, incluso si no notas ningún síntoma. Ya sabemos que el coronavirus se transmite incluso antes de que aparezcan.
  7. Si sigues usando lentillas mensuales o quincenales, presta especial atención a su rutina de mantenimiento. Como hemos explicado, asegúrate de que tus manos están limpias, así como la superficie donde llevas a cabo el proceso. Con un poco de líquido frota las lentillas durante 30 segundos por ambos lados antes de meterlas en el estuche. Déjalas estas durante al menos 4-6 horas, dependiendo del tipo de líquido que utilices
  8. Limpia tu portalentillas con líquido una vez lleves puestas las lentillas. Frótalo con la yema del dedo, que actúa como exfoliante eliminando los restos del interior. No utilices ningún otro producto, como jabón, ya que son perjudiciales para los ojos. Recuerda dejar que el estuche se seque de forma natural.
please wait