Cómo cuidar de tu vista en otoño si usas lentillas

martes, 5 de noviembre de 2019 de Vision Direct

Cómo cuidar de tu vista en otoño si usas lentillas

Un cambio de estación siempre conlleva movimiento: desde cambios en el fondo de armario hasta en la comida, pasando por los planes después del trabajo y hasta en nuestras rutinas, motivados por el cambio de temperaturas. Y el cuidado ocular no es una excepción. No es fácil decir adiós al verano y dar la bienvenida al otoño y, a veces, a los ojos irritados. Pero no te preocupes, desde Vision Direct te ofrecemos estos consejos para que sepas cómo cuidar de tus lentillas y de tus ojos en otoño.

Combate el picor de ojos y la irritación

El otoño a veces trae de vuelta a un invitado que preferiríamos evitar: el polen. La combinación de las hojas cayéndose y las rafágas de viento no es la mejor para que nuestros ojos respiren tranquilos. Además, el frío también les afecta y puede hacer que se sequen y sientes bastante incomodidad. Aquí van unos consejos para combatirlo:

Chica con bufanda y gorro mostrando sus ojos
  • No te pases con la calefacción: Empieza a hacer frío en la calle y es muy tentador subir a tope la calefacción para compensar. Pero cuidado, si te pasas, una temperatura excesiva también resecará tus lentillas y las notarás más de la cuenta. Mantenla siempre entre 19º y 21º y hazte con una manta calentita si aún tienes frío. ¡Tus ojos (y tus facturas) te lo agradecerán!
  • Trata la sequedad ocular: Que no tengas control directo sobre el termostato de tu oficina no quiere decir que no puedas hacer nada para remediarlo. Utiliza lágrimas artificiales para hidratar y refrescar tus ojos, y te sorprenderás de lo fácil y rápido que volverás a sentir esa comodidad. Además, los botes de lágrimas artificiales son cómodos de transportar en el bolso o en la mochila, por lo que puedes utilizarlas estés donde estés.
  • Limpia tu casa: La mejor manera de mantener alejado el polvo y los alérgenos de casa es muy sencilla: límpiala. Pasa una bayeta húmeda por tus baldas, cambia de sábanas y haz la colada con algo más de frecuencia para notar la diferencia.
  • Acude al médico: Si sufres dolores crónicos, alergia continuada, fatiga o sequedad ocular por periodos más largos, acude lo antes posible a tu médico de cabecera. Puede ser que haya otro problema que te cause estos síntomas, y un diagnóstico rápido es esencial.

Dale un descanso a los ojos

El cansancio afecta a todo el cuerpo, pero los ojos son los primeros en notarlo. La fatiga visual puede ser muy molesta, pero podrás mantenerla a raya siguiendo estos consejos:

Caja de everclear UV junto a una taza de chocolate caliente
  • La regla 20/20: Pasamos cada vez más horas frente a pantallas, ya sea del ordenador o del móvil, y no es raro que suframos lo que se conoce como fatiga visual digital. Puedes combatirla siguiendo la sencilla regla de cada 20 minutos mirar 20 segundos a otro sitio a una distancia mayor de la pantalla. Intenta también no mirar el teléfono a la hora de comer o 30 minutos antes de ir a dormir, para darles un respiro a tus ojos.
  • Duerme lo suficiente: Piénsatelo dos veces antes de ver otro episodio en Netflix y asegúrate de dormir lo suficiente. Nuestro cuerpo necesita descansar lo máximo posible y eso lo notan los ojos también.
  • Reduce tu consumo de cafeína: El consumo diario recomendado de café es 400mg y, de hecho, hay estudios que aseguran que puede ser beneficioso para tu vista si lo tomas por la mañana. Pero los problemas llegan si lo tomas por la tarde y te pasas, ¡así que cuidado!

Y recuerda los consejos básicos si llevas lentillas

Cajas de lentillas y lágrimas artificiales sobre hojas de otoño
  • No uses las lentillas más tiempo del recomendado: A medida que pasan las horas es posible que tengas la tentación de usarlas hasta el final, pero haznos caso: ¡no merece la pena! Quítatelas cuando sobrepases el número de horas recomendado por tu especialista o cuando empieces a notar molestias.
  • ¿Seguro que usas el modelo correcto? Si notas que tus lentillas no son tan cómodas como antes o que algo ha cambiado, es posible que ese modelo no se adapte a tu ojo o tu estilo de vida. Recuerda: tus lentillas siempre tienen que ser cómodas y no pasa nada por cambiar de marca o de modelo.
  • No te frotes los ojos: Recuerda, pase lo que pase, no te frotes los ojos. Al hacerlo, puedes alterar la posición de la lente de contacto y dañar tus párpados, sintiendo fuertes molestias. Mejor quítatelas o usa gotas hidratantes.
please wait