Cómo cuidar de tu vista en verano si usas lentillas

viernes, 24 de julio de 2020 de Vision Direct

Amigos pasándoselo bien en una playa con olas al atardecer

Cuando llega el buen tiempo nos volvemos mucho más activos: salimos de paseo, quedamos con los amigos en el parque, vamos a la playa a tomar el sol… sin duda en verano hacemos muchas más actividades que el resto del año. Si pasas mucho tiempo al aire libre, es importante que te protejas de los rayos del sol. Y no, no hablamos sólo de crema solar: ¡tus ojos también necesitan protección!

En este artículo recopilamos los mejores consejos para cuidar de tu salud ocular si utilizas lentillas, para mantener cualquier tipo de problema visual bien a raya y puedas simplemente dedicarte a disfrutar del sol.

Protege tus ojos del sol

Una exposición excesiva a los rayos del sol no sólo es perjudicial para la piel: los rayos ultravioleta también son muy dañinos para la vista. La radiación solar (en forma de rayos UVA y UVB) afecta a los ojos incluso en los días nublados, por lo que es importante protegerlos lo máximo posible. Pero no te preocupes, la solución no es quedarte en casa todo el verano: existen muchos modelos de lentillas con filtro UV, diseñadas para bloquear los rayos UV. Combínalas con unas buenas gafas de sol homologadas, ¡y todo listo para salir!

Amigos jugando con juguetes hinchables en una piscina.

Evita nadar con lentillas

¿Existe alguna sensación más maravillosa que darte un buen chapuzón un caluroso día de verano? Por supuesto, sin las lentillas puestas. Al nadar con lentillas, corres el riesgo de que ciertas bacterias presentes en el agua contaminen las lentes de contacto, lo que puede derivar en infecciones oculares. Además, el agua deforma las lentes y puede hacer que las notes más incómodas de lo habitual.

Si no te queda otro remedio que nadar con las lentillas puestas, te recomendamos que lo hagas con lentillas diarias combinadas con gafas de natación, la opción más cómoda e higiénica. Simplemente quítatelas cuando te hayas secado después de nadar y así no correras ningún riesgo. Para el siguiente chapuzón, estrena unas nuevas, limpias y estériles. De esta forma, te aseguras de que no queda ningún residuo ni bacterias pegadas a las lentes de contacto. También puedes utilizar gafas de natación graduadas, pero pueden suponer un gasto mayor y tienen el inconveniente de que tendrás que comprar unas nuevas cada vez que te cambie la graduación.

Lentillas para hacer deporte

Cuando estás haciendo deporte, lo último que quieres es interrumpir la sesión para reajustarte las gafas, continuamente resbalándose por tu nariz. O empañándose. O cayéndose. Hacer ejercicio es mucho más sencillo con lentillas, ya que te proporcionan la máxima libertad, son mucho más seguras y ofrecen una visión periférica perfecta. Además, resultan mucho más fáciles de combinar con cualquier equpicación: cascos, viseras, gafas de sol, etc.

Si quieres seguir utilizando gafas en tu día a día pero para hacer deporte prefieres las lentes de contacto, plantéate pasarte a las lentillas diarias. Con las diarias desechables, simplemente estrenas un par nuevo sólo cuando lo necesites, sin tener que atarte a nada por más tiempo.

Hombre relajándose en una hamaca al aire libre.

No te duermas con las lentillas puestas

¿A quién no se le cae la baba con una siesta veraniega? Un rato de lectura en el sofá o en la playa puede terminar fácilmente en siesta, pero también en sequedad ocular o infecciones varias. No pasa nada porque se te olvide una vez, pero recuerda que dormir con lentillas está muy desaconsejado.

Si alguna vez te ha pasado, seguramente recuerdes que al despertarte notarás una gran sensación de sequedad y te puede costar bastante quitarte las lentillas. Que no cunda el pánico: parpadea varias veces o utiliza lágrimas artificiales para rehidratar las lentes. También puede ayudarte masajear con cuidado los párpados y beber un vaso de agua, ya que ayuda a rehidratar los ojos.

Hazte con un pack de viaje

Tanto si estás haciendo la maleta para unas vacaciones largas como si te vas de excursión a la playa, lo mejor es que siempre tengas a mano un pack de viaje de líquido de lentillas si eres usuario de lentillas mensuales o quincenales. ¿Viajas en avión este verano? Estos botes de líquido cumplen las normativas de los aeropuertos, por lo que podrás llevarlos en el equipaje de mano sin problema.

please wait