¿Y si llevar lentillas te resultara aún más cómodo?

viernes, 28 de junio de 2019 de Vision Direct

Chica tumbada en la hierba

Cuando aún estás en esa primera fase de luna de miel con tus lentillas, es normal que pienses: "Pues ya estaría, esto es un matrimonio para toda la vida". Pero la vida cambia, tus ojos cambian y por eso tus lentillas (y rutinas de salud ocular) también deberían cambiar, adaptándose a tu estilo de vida. Unas lentillas cómodas nunca deberían notarse en el ojo, y si esto te ocurre, quizá deberías preguntarte: ¿son mis lentillas cómodas de verdad?

Algo que puede que estés sufriendo (sin ser consciente de ello) es sequedad ocular. Aunque las lágrimas artificiales proporcionan un alivio instantáneo y efectivo, si los síntomas de los ojos secos son muy frecuentes, es importante no pasarlos por alto. Si tienes dolor de cabeza, un paracetamol puede ayudarte en un momento dado, pero si te duele constantemente y por motivos concretos (como estrés o cansancio), es necesario abordar la causa original. Con las lentillas ocurre lo mismo: las gotas para los ojos alivian, pero no solucionan el problema de raíz.

Es importante que seas consciente de que la lentes de contacto no tienen por qué ser incómodas. Hay muchísimos materiales y tecnologías en el mercado y es normal que algunos de ellos te irriten el ojo. El truco consiste en encontrar ese que mejor encaja contigo y tu estilo de vida. Éstas son algunas de las situaciones que pueden darte pistas de que te sería recomendable cambiar de lentillas:

Trabajas más horas que antes

Ya sea porque has conseguido ese ascenso que tanto querías o porque estás pasando por unas fechas especialmente ajetreadas, tu día laboral es más largo que antes y pasas largas horas frente a la pantalla. Y eso, claro, tus ojos lo notan: al final de la jornada los notas más secos y sensibles. Si te identificas con esta situación, acude a tu especialista lo antes posible para asegurarte de que tus lentes de contacto y su periodicidad son las correctas según tus necesidades. Es posible que te recomienden cambiar a modelos de lentillas más cómodos, como, por ejemplo, las lentillas diarias.

Ha cambiado tu graduación

Nuestros ojos y vista cambian con el tiempo. Sin embargo, a veces estos cambios son tan pequeños que te resultan imperceptibles, pero pueden ser la razón de que sientas que tus lentillas no son tan cómodas como antes. Por eso es tan importante que te gradúes la vista al menos una vez cada 2 años y revises tus lentillas de forma anual. Esto servirá para que tu optometrista se asegure que tus ojos están tan sanos como el primer día y que utilizas las lentes de contacto que se adaptan 100% a tu vida.

Has cambiado de maquillaje

Productos de maquillaje y lentillas

Hay ocasiones en las que las lentillas se vuelven incómodas por detalles tan pequeños como los cambios en tus rutinas de maquillaje y los productos que utilizas en el día a día.

En primer lugar, tienes que asegurarte de que tus artículos no están caducados. Mucha gente se olvida de que el rímel y la sombra de ojos tienen fecha de caducidad y los siguen utilizando mucho tiempo después.

Para evitar que tus ojos se dañen, tus maquillaje debe estar dentro de su vida útil y ser hipoalergénico. Echa una vistazo a este post sobre cómo aplicar maquillaje con lentillas para evitar la irritación y las infecciones oculares.

¿Más preguntas?

Si tienes alguna otra duda, consulta nuestro Centro para el cuidado de la vista con toda la información sobre lentillas y salud ocular. También puedes hablar con nosotros en el 911 146 571, en ayuda@visiondirect.es o en nuestro chat web, y estaremos encantado de ayudarte.

please wait