Lentillas e infecciones oculares

Si usas lentillas, seguir una rutina en el cuidado de la vista puede prevenir infecciones oculares. Una infección puede causar síntomas como visión borrosa o sequedad de los ojos. Hemos creado esta guía para ayudar a prevenir infecciones y explicar a los usuarios de lentillas cómo tratarlas. También puedes llamarnos para pedir consejo sobre lentillas o preguntar a tu óptico sobre cuidado de la vista. Estamos disponibles de lunes a viernes de 08:00h a 21:00h y sábados de 09:00h a 17:30h en el teléfono 911 146 571, o por correo electrónico ayuda@visiondirect.es.

¿Quieres saber más sobre lentes de contacto baratas? Descubre más aquí sobre nuestras lentillas baratas.

Infecciones comunes entre los usuarios de lentillas

Los usuarios de lentillas, al insertarlas en el ojo usando sus dedos, son más susceptibles de tener una infección en los ojos. Pero son fácilmente evitables si cuida bien de las lentillas y siempre te lavas las manos antes de ponerte y quitarte las lentillas.

Las infecciones pueden ocurrir en diferentes partes del ojo, incluyendo el globo ocular, el interior del párpado o la córnea.

Síntomas de una infección en el ojo

  • Dolor e hinchazón

  • Ojos rojos

  • Picor

  • Acumulación de una sustancia cremosa amarilla

  • Visión borrosa

  • Ojos secos

  • Ojos húmedos

  • Sensibilidad a la luz

¿Qué debo hacer si creo que tengo una infección?

En el caso de que experimentes alguno de estos síntomas, debes consultar al médico u óptico lo antes posible para que el problema sea tratado y recibas el tratamiento adecuado, que puede incluir medicación. Es importante que no intentes diagnosticarse por ti mismo una infección ya que puedes prolongar la infección y resultar en daños a largo plazo para la visión.

Puede que sea necesario que el médico u óptico tome muestras en el ojo para un cultivo con el fin de identificar la infección que estás sufriendo. En este caso será necesario tomar antibióticos.

¿Puedo usar las lentillas si tengo una infección?

Si experimentas los síntomas de una infección y habitualmente llevas lentillas, es aconsejable quitárselas y usar las gafas hasta que haya consultado a un médico u óptico. Éste te avisará de cuándo puedes volver a usar las lentillas.

¿Pueden ser prevenidas las infecciones?

Indudablemente las infecciones son a menudo molestas y deben ser evitadas en la medida de lo posible ya que pueden afectar a tu día a día y a actividades como conducir o trabajar con el ordenador.

Una medida de precaución es evitar contacto cercano con una persona que tenga una infección. Algunas infecciones, como la conjuntivitis, son altamente infecciosas. Si estás en contacto con una persona que padece alguna infección de cualquier tipo, es recomendable que te laves las manos y uses geles antibacterianos. Es importante que la persona que padece la infección se lave regularmente las manos.

Lavar la ropa de cama y toallas que una persona con infección ha usado es importante para evitar que se pase la infección en la casa.

Para los usuarios de lentillas, mantener las lentillas limpias es extremadamente importante para ayudar a prevenir infecciones en los ojos. Usar las lentillas mientras duerme puede contribuir a padecer una infección así que quítatelas por la noche antes de acostarte.

¿Cómo se tratan las infecciones?

Si sufres una infección de ojos es importante diagnosticarla a tiempo ya que el tratamiento hará que tus ojos mejoren rápidamente, especialmente si la infección es causada por bacterias, ya que va a responder con eficacia a las gotas con antibiótico.

Una infección vírica es más difícil de tratar y puede que te prescriban algún medicamento para ayudarte a aliviar la incomodidad inicial mientras que la infección se soluciona por sí misma. Infecciones más serias pueden ser tratadas con gotas antivirales, mientras que los esteroides pueden ser una manera valiosa de reducir la inflamación en la piel alrededor del ojo.

Muchos de los tratamientos son administrados en forma de gotas que se aplican directamente en el ojo, mientras que en algunos casos el médico u óptico puede que te prescriba medicamentos orales. Es importante que sigas las instrucciones de uso cuidadosamente y, en el caso de que la infección no muestre mejoría, que consultes de nuevo con el médico u óptico.

Tipos de infecciones más comunes

Existe una amplia variedad de infecciones causadas por diferentes bacterias, virus u hongos:

  • Conjuntivitis: una infección en los ojos común y altamente contagiosa. La conjuntivitis es habitualmente frecuente en colegios, guarderías y otras localizaciones en las que hay varios niños. Se caracteriza por la inflamación de la conjuntiva, una fina capa de tejido que cubre la parte frontal del ojo. Los síntomas incluyen rojez de ojos, picor y una secreción amarillenta (que puede ser peor al despertarse). La causa puede ser una infección bacteriana o vírica o una reacción alérgica.

  • Queratitis viral (inflamación de la córnea): una variedad de otras infecciones víricas puede causar síntomas parecidos a la conjuntivitis, como el virus del herpes simple.

  • Queratitis por hongos: las infecciones por hongos están asociadas con el hongo Fusarium, que se encuentra a menudo en sustancias orgánicas. Golpearse con una ramita de un árbol, por ejemplo, puede transferir los hongos al ojo de una persona pudiendo causar infección, y síntomas entre los cuales se incluyen dolor, enrojecimiento, secreción y visión borrosa.

  • Queratitis por Acanthamoeba: aunque menos común, la queratitis por Acanthamoeba puede ser muy seria y amenaza con causar daño a largo plazo a la vista. A menudo es causada por un parásito que entra en el ojo, siendo los usuarios de lentes de contacto más propensos a esta infección si no siguen los niveles adecuados de higiene y consejos de seguridad, como no usar las lentillas mientras nadan.

  • Endoftalmitis: muchas infecciones son superficiales y afectan sólo al tejido exterior del ojo, pero en algunos casos una infección más seria puede alcanzar el ojo, cuyo resultado puede ser grave. Una lesión en el ojo y, en casos raros, una complicación del tratamiento de cataratas, la endoftalmitis requiere tratamiento antibiótico urgente. Los síntomas iniciales pueden incluir la pérdida de visión, dolor, rojez de ojos e hinchazón. Cuando progresa la infección los síntomas incluyen visión borrosa, dolor de ojos y sensibilidad a la luz.

  • Tracoma: menos común en los países desarrollados, el tracoma es la principal causa de ceguera en muchas áreas no desarrolladas y los viajeros deben estar al tanto de las posibles infecciones que se extienden por las moscas en los lugares donde el saneamiento es deficiente. Los síntomas del tracoma son enrojecimiento e irritación de los ojos, lagrimeo y secreciones oculares.

¿Cuáles son las complicaciones de las infecciones oculares?

Una infección que penetra en el exterior del ojo puede llevar a complicaciones más graves, como un orzuelo, obstrucción de las vías lagrimales, úlceras de la córnea, celulitis orbitaria, el deterioro de la visión y ceguera.

Si bien las complicaciones graves son menos comunes, cualquier sospecha de infección del ojo debe evaluarse con carácter de urgencia por un profesional médico para que pueda recibir el tratamiento adecuado lo antes posible.

Gotas para la infección de ojos

Te recomendamos que ante cualquier infección en los ojos vayas a tu médico para que te recete el antibiótico oftálmico correcto.