El embarazo y el uso de lentillas



Los cambios hormonales del embarazo también pueden afectar a tu vista, pudiendo sufrir ligeros cambios en tu graduación y sequedad ocular más a menudo.

¿Cuáles son los consejos más comunes para las embarazadas que usan lentillas?

  • Visita tu óptico para comprobar si tu graduación ha cambiado
  • Pregunta a tu óptico sobre las lentillas que retienen más humedad
  • Usa gotas para los ojos para mantenerlos hidratados

Por qué tus ojos pueden cambiar durante el embarazo

Experimentar un cambio en la visión y en la tolerancia a las lentillas durante el embarazo es algo bastante común. Es más, muchos especialistas creen que puede afectar al 90% de las usuarias de lentillas, aunque de una manera casi insignificante. Esto se debe a los cambios hormonales y del metabolismo, la retención de líquidos y la circulación sanguínea durante el embarazo.

La retención de líquidos, por ejemplo, puede causar que el espesor y la curvatura de la córnea de tus ojos aumenten ligeramente. Es un cambio pequeño pero puede afectar a cómo tus gafas o lentillas corrigen tu visión. Además, la córnea puede hincharse causando edemas. Un edema de córnea puede provocar que la córnea se irrite más fácilmente.

Debido a los cambios hormonales del embarazo, puede que sientas tus ojos más secos. La calidad y cantidad de tus lágrimas puede cambiar sustancialmente durante el embarazo, sintiendo los ojos secos más a menudo. No hay de qué preocuparse, ya que puedes aliviar esta sensación con unas gotas para los ojos. Asegúrate de que las gotas que usas son compatibles con tus lentillas acudiendo a tu óptico para que te recomiende las más adecuadas.

¿Debo cambiar de lentillas durante el embarazo?

Es buena idea acudir a un chequeo de la vista durante el embarazo ya que es posible que necesites un ligero ajuste en las dioptrías o de lentillas. De nuevo, tu óptico u oculista es la persona más adecuada para guiarte en el proceso. Pero recuerda que probablemente tengas que ajustar de nuevo la prescripción después del parto, así que asegúrate de pedir una nueva cita después del nacimiento del bebé (aunque quizá puedas usar estas nuevas lentillas durante un par de meses después de dar a luz).