¿Son seguras las lentillas?

Por supuesto, las lentillas son una opción segura y perfectamente saludable para aquellos que sufren problemas de vista, siempre y cuando se usen correctamente. Pero si se usan de manera incorrecta, las lentillas pueden dañar tus ojos, por lo que es especialmente importante saber qué evitar.

Las lentillas actuales son cada vez más cómodas y se fabrican de avanzados materiales que permiten que más oxígeno alcance tus ojos, mientras los mantiene húmedos y sanos. La adaptación previa por parte del oculista es realmente importante, ya que éste se asegurará de que uses el tamaño y el tipo adecuado para tus ojos, para que no las notes cuando las llevas puestas.

Así que siempre y cuando mantengas las lentillas limpias y las uses adecuadamente (siguiendo las instrucciones de tu óptico), realmente no tienes de qué preocuparte.

Recuerda dejar respirar a tus ojos

Uno de los riesgos asociados al uso de lentillas es la disminución de oxígeno que alcanza el ojo. Si llevas puestas demasiado tiempo las lentillas, éstas pueden restringir la cantidad de oxígeno que alcanza el ojo y provocar que aparezcan venitas rojas en la córnea ya que el ojo intenta acceder al oxígeno. Esto puede conducir a la deformación de la córnea y problemas de visión.

Para evitar que esto ocurra sólo tienes que seguir estos sencillos consejos:

  • Recuerda no llevar puestas las lentillas por largas horas. Es bueno intercambiar las lentillas con el uso de gafas, para dar un descanso a los ojos cuando sea necesario. Para la mayoría de las lentillas, ese periodo es de unas 10 horas, aunque algunas lentillas pueden ser usadas por más horas.

  • Considera usar lentillas de hidrogel de silicona. Estas lentillas permiten que hasta 5 veces más oxígeno alcance la córnea, evitando el riesgo de falta de oxígeno.

Mantén limpias las lentillas

Algunos problemas de la vista se producen por tener las lentillas sucias. Debido a su uso regular, se desarrollan bacterias y acumula suciedad en las lentillas.

Recuerda usar la solución de mantenimiento (líquido para lentillas) recomendada por tu óptico para desinfectar las lentillas después de usarlas. No vuelvas a utilizar el líquido del día anterior para limpiar tus lentes de contacto, ya que reduce la efectividad del mismo y aumenta el riesgo de padecer una infección.

Muchos usuarios de lentillas se olvidan de reemplazar habitualmente su estuche para lentillas. Los estuches pueden ser una fuente de infección, así que recuerda desinfectar a menudo el estuche y reemplazarlo, al menos, cada 3 meses.

Escucha a los expertos y sigue una rutina de limpieza

Es muy importante seguir una rutina de limpieza cuando se usan lentes de contacto. Cuando el óptico te prescribe tus lentillas también te recomienda una rutina que debes seguir. Te sugerirá el tiempo que debes llevar puestas las lentillas y te informará sobre los productos de limpieza adecuados.

Las lentillas son una forma segura y efectiva de mejorar tu visión, pero como cualquier tratamiento, conllevan un riesgo. Por suerte, estos riesgos pueden ser evitados fácilmente con un poco de cuidado y atención.