-6 % en TODO Código: SUN24

¿Puedo ducharme con las lentillas puestas?

Llevar lentillas en lugar de gafas significa disfrutar de una mayor comodidad y total libertad de movimiento, además de que realizar determinadas actividades resulta mucho más sencillo. Sin embargo, cuando se trata de cualquier cosa que implique agua, especialmente ducharse, el uso de lentillas no es aconsejable. Para conocer la explicación de por qué el agua de la ducha y las lentillas no son compatibles, nuestros profesionales oftalmólogos te dan las soluciones a las preguntas frecuentes para reducir el riesgo de infección.

¿Cuáles son los riesgos de ducharse con lentes de contacto?

En teoría, puede parecer una buena idea dejarte las lentillas puestas mientras te duchas. Te ayudarán a ver qué productos estás utilizando, si te estás afeitando y dónde está tu toalla a la hora de salir. Pero en la práctica, ducharse, al igual que nadar con lentillas, puede resultar peligroso. Todo se reduce al hecho de que el agua, independientemente de su procedencia, puede hacer que tus ojos sean más vulnerables a la contaminación por bacterias dañinas. Estas bacterias pueden encontrarse en el agua del grifo (incluso en el cabezal de la ducha o en las esponjas), en una piscina, en el mar o en un jacuzzi, aumentando el riesgo de sufrir desagradables infecciones e irritaciones oculares como la queratitis.

Como las lentillas también absorben el agua muy rápidamente, cuanto más tiempo estén en contacto con ella, mayor será el riesgo de tener microorganismos en el ojo. El más peligroso de estos microorganismos es el llamado Acanthamoeba. Esta infección debe tratarse inmediatamente, ya que puede provocar una inflamación de la córnea o en casos más graves la pérdida de visión.

Además, las lentes de contacto son increíblemente porosas, por lo que absorben el agua a un ritmo más rápido. Una lentilla húmeda cambiará de forma, resultando incómoda de llevar y provocando una sensación de visión borrosa . Por esta razón, es mejor evitar nadar en cualquier fuente de agua con las lentillas puestas, a menos que se combine con gafas de natación herméticas para evitar cualquier fuga o daño.

Ducharse con lentes de contacto puede aumentar el riesgo de de contraer ciertos problemas en los ojos, como:

  • Afecciones oculares
  • Infecciones oculares
  • Síndrome del ojo seco, especialmente por el agua salada o clorada
  • Úlceras en la córnea
  • Abrasiones o arañazos en la córnea
Mujer en la ducha

Qué hacer si te duchas con las lentillas puestas

Los errores ocurren y, si te duchas con las lentes de contacto puestas, es importante que no cunda el pánico, siempre hay una primera vez. Simplemente sigue estos sencillos pasos.

  1. Sal de la ducha y quítate las lentillas enseguida para evitar que las bacterias queden atrapadas en tus ojos
  2. Si usas lentillas diarias, puedes reemplazarlas por otras lentillas desechables, mientras que los usuarios de lentillas mensuales o quincenales deben determinar si sus lentes están húmedas o dañadas. Si las lentillas están dañadas hay que tirarlas, y si no, hay que esterilizarlas con líquido de lentillas antes de volver a usarlas.
  3. En caso de dolor intenso o enrojecimiento persistente, acude a tu óptico y pide consejo médico profesional. Quizá también sea momento de darle un respiro a tus ojos, aplica unas lágrimas artificiales y cambia el uso de lentes de contacto por las gafas durante una temporada.

Algunos síntomas que pueden indicar infecciones oculares para los usuarios de lentillas son:

  1. Secreción ocular
  2. Hinchazon
  3. Ojos llorosos
  4. Picor en los ojos
  5. Sensibilidad a la luz
  6. Vision borrosa
  7. Sentir que hay algo atascado en tu ojo

Cámbiate a las lentillas diarias

Las lentillas desechables son sin duda las lentes de contacto con menos complicaciones y las más higiénicas, especialmente cuando tienes que lidiar con actividades diarias como ducharte. Usando lentillas diarias podrás reemplazarlas por un par nuevo en cualquier momento. ¿Fácil, verdad? Además, muchas lentillas diarias están fabricadas con hidrogel de silicona, un material muy transpirable, por lo que disfrutarás de una experiencia de uso mucho más cómoda.

everclear ELITE

Prueba las everclear ELITE

Exclusivas de Vision Direct, las lentillas everclear ELITE son super cómodas, con una fórmula ultra hidratante que retiene la humedad antes y después de la ducha. Estas lentillas desechables están hechas de un material de silicona super transpirable. Además, tienen filtro UV ofreciendo una capa extra de protección garantizando seguridad contra los rayos ultravioleta del sol.

Descubre everclear ELITE

Los mejores consejos para usuarios de lentillas

  1. Nunca te duches con lentillas y mantente alejado del agua mientras estés usando tus lentes de contacto.
  2. Nunca nades usando lentillas a no ser que uses gafas que no permitan filtraciones de agua.
  3. Desecha las lentillas si se han dañado, si están mojadas o han estado en contacto con el agua.
  4. Asegúrate de guardar tus lentillas quincenales o mensuales en una solución única durante la noche para garantizar una correcta desinfección.
  5. Si te quedas sin líquido para lentillas nunca guardes tus lentes de contacto en agua.
  6. Reemplaza tu estuche de lentillas cada tres meses para evitar la aparición de gérmenes y bacterias.
  7. Evita dormir usando lentillas a no ser que tu óptico te lo haya aconsejado.
  8. Lávate las manos con agua y con una toalla limpia antes de ponerte y quitarte las lentillas. Las láminas de jabón Vision Direct son perfectas para mantener la higiene ocular estés donde estés.
  9. Mantén los hábitos de uso y cuidado ocular que tu optometrista te haya recomendado.
  10. Lee las instrucciones de uso de los productos que utilices, especialmente si llevas lentillas mensuales o quincenales.
  11. Usa lentillas con filtro UV combinadas con unas gafas de sol para proteger tus ojos de los rayos UV nocivos durante todo el año.
  12. Usa gafas protectoras cuando realices deportes como natación, esquí u otros deportes extremos.
  13. Si tus lentillas te empiezan a provocar dolor e incomodidad, dale a tus ojos un descanso. Acude a tu médico o profesional de la vista para recibir consejo médico.
  14. Hazte una revisión oftalmológica cada 2 años para asegurar que tu graduación de lentillas esté al día.