Por qué no usar lentillas caducadas aunque estén sin abrir

Por qué no usar lentillas caducadas

Seguro que alguna vez en casa te has encontrado una caja de lentes de contacto abandonada en algún armario, has mirado el lateral o el blíster, el pequeño embalaje de plástico, y te has dado cuenta: "¡Vaya, una caja de lentillas caducadas sin abrir! ¿Podré ponérmelas?"

Mejor que no lo hagas. Ponerse lentillas caducadas puede conllevar un grave riesgo para los ojos y derivar en úlceras, infecciones oculares u otras enfermedades más graves. A continuación te explicamos todo sobre la fecha de caducidad de las lentillas, cómo saber si están caducadas y qué pasa si las utilizas.

¿Las lentillas caducan de verdad? ¿Por qué?

Blísters de lentillas abiertos

Para sorpresa de mucha gente, en efecto, las lentillas caducan. Aunque, si queremos ser más precisos, no es la lente de contacto en sí misma lo que caduca, sino la solución salina en la que va sumergida.

La fabricación de las lentillas es un proceso increíblemente delicado en el que al final, al igual que otros productos sanitarios, las lentes se esterilizan y se envasan en un blíster con solución salina que se cierra de forma hermética. Así, cuando hablamos de la fecha de caducidad de las lentillas, en realidad estamos hablando del plazo máximo en el que el fabricante puede garantizar que la solución salina o el embalaje van a mantenerse en estado óptimo.

Tras ese plazo, normalmente entre 1 y 4 años desde la fabricación, la solución salina puede perder su estabilidad y volverse más ácida o alcalina, pudiendo dañar la lente de contacto. Además, los laboratorios asumen que después de ese tiempo hay altas probabilidades de que el cierre hermético se haya dañado (¡y más si las has tenido abandonadas!), dejando pasar el oxígeno, y con él bacterias y otros microorganismos que pueden contaminar la lentillas.

Esto ocurre con todo tipo de lentes de contacto: tienen una fecha de caducidad tanto las lentillas diarias desechables, las lentillas mensuales y hasta las lentillas de colores.

Dónde ver la fecha de caducidad de las lentillas

Fecha de caducidad de lentillas en caja y blíster

Hay dos lugares en los que podemos encontrar la fecha caducidad de unas lentes de contacto: la caja y la cubierta de aluminio del blíster, muy cerca del resto de parámetros de la graduación para lentillas, como las dioptrías, la curva base y el diámetro, así como del fabricante y el número de lote.

Suele aparecer junto a un reloj de arena (⌛) o la abreviatura EXP ("expiration", caducidad en inglés), a veces combinados. Puede mostrarse en dos formatos:

  • AAAA-MM — 2025-08 — Agosto de 2025
  • AAAA-MM-DD — 2025-08-03 — 03 de agosto de 2025

¿Qué pasa si usas lentillas caducadas?

Las consecuencias de llevar lentes de contacto caducadas pueden ir desde una visión borrosa, si la lente se ha deformado por el mal estado de la solución salina, con síntomas como el dolor de cabeza, hasta otras infecciones mucho más graves.

El oxígeno es el entorno ideal para las bacterias, hongos y amebas, que contaminan la solución salina, la lentilla y, en última instancia, tu ojo. Por eso, si el sellado del cierre se ha roto (a veces esto ocurre de forma imperceptible) y la solución salina ha entrado en contacto con el aire, cuando te pones la lentilla lo que estás haciendo es traspasar un caldo de cultivo al ojo, que puede derivar en infecciones y úlceras de córnea. Al fin y al cabo, esa solución sólo sirve para hidratar la lente, no tiene poder desinfectante.

Entonces, ¿qué pasa si te pones unas lentillas caducadas? Puede no pasar nada y puede pasar mucho, así que mejor evitarlo.

¿Qué hacer si te has puesto unas lentillas caducadas por error?

Si te has puesto unas lentes de contacto caducadas sin fijarte antes en su fecha de vencimiento, lo importante es no alarmarse. Si es por poco tiempo, en la mayoría de ocasiones seguramente no ocurra nada.

Simplemente quítate las lentillas en cuanto te des cuenta, tíralas y presta atención a la evolución de tus ojos. Si notas algo distinto o molestias, acude lo antes posible a un especialista para que te realice una revisión oftalmológica.

¿Cuándo caducan las lentillas?

La fecha caducidad de unas lentillas sin abrir suele ser entre 1 y 4 años después de su fabricación, según el modelo o fabricante. Lo mejor es que recordemos mirarlo siempre, sobre todo en lentes de contacto antiguas.

¿Puedo usar un líquido de lentillas caducado?

Los líquidos de lentillas también tienen caducidad, y es por el mismo motivo. Se trata del plazo en el que el fabricante garantiza que la solución va a limpiar y desinfectar las lentillas de forma efectiva.

Pasado ese tiempo, en el "mejor" de los casos la acidez del líquido (pH) habrá cambiado y perderá su poder desinfectante y no servirá para nada. En el peor, se habrá contaminado con bacterias y agentes externos y supondrá un grave riesgo para tu salud ocular.

Presta atención a esta fecha, también al lado de un reloj de arena (⌛) o la abreviatura EXP en la etiqueta, un lateral o la base del bote, y tira inmediatamente cualquier líquido que esté caducado.

Más información

¿Tienes dudas sobre la fecha de caducidad de las lentillas o de los líquidos? Ponte en contacto con nosotros en el 911 146 571, ayuda@visiondirect.es o a través del chat web y estaremos encantados de solucionar tus dudas. Si has recibido una caja de lentillas caducadas por error, recuerda que tenemos una garantía de devoluciones y reembolsos de 100 días. Mientras tanto, puedes echar un vistazo a nuestras guías: